La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » QEV negocia entre 100 y 150 millones de ayudas para reindustrializar Nissan Barcelona
General

QEV negocia entre 100 y 150 millones de ayudas para reindustrializar Nissan Barcelona

El CEO de QEV Technologies, Joan Orús, ha presentado la nueva marca Zeroid que producirá cinco modelos diferentes de furgoneta en las instalaciones de Nissan Barcelona, si se alcanza un acuerdo final. La intención es fabricar unas 60.000 unidades anuales en un plazo de cinco años y emplear a más de 1.000 operarios. Solo con el proyecto de Ebro, entre ambas compañías, alcanzarían los 100.000 vehículos, y absorberían a toda la plantilla de Nissan que no se puede prejubilar. No obstante, hay más fabricantes pequeños que se unirán al proyecto como Silence, que ocupará una parcela de Zona Franca.

Hub concurso Nissan Barcelona
El CEO de QEV, Joan Orús, presenta la nueva marca Zeroid.

El consejero delegado de QEV Technologies, la empresa que encabeza la reindustrialización de Nissan Barcelona, Joan Orús, ha revelado que están negociando unas ayudas públicas, sumando subvenciones y financiación, de entre 100 y 150 millones de euros, con el objetivo de empezar a producir en Zona Franca cinco modelos diferentes de furgonetas de la nueva marca española Zeroid, a partir de 2023.

Orús, que ha adelantado que van a presentar el proyecto al Perte VEC, cuya ventanilla se abre el viernes 1 de abril, ha previsto que en el plazo de cinco años puedan fabricar alrededor de 60.000 unidades anuales, a las que se unirían otras 40.000 del renacimiento de Ebro. Entre ambas compañías, alcanzarían 100.000 vehículos y absorberían a los más de 1.600 trabajadores que han perdido su trabajo por el cierre de Nissan y no se pueden prejubilar.

De ellos, más de 1.000 —a los que hay que sumar 6.000 indirectos— los asumiría la propia Zeroid, que además puede desarrollar autobuses a partir de las mismas plataformas que los comerciales, un campo donde tienen trayectoria en países como Filipinas, Perú, Chile o México. Además, hay que sumar el proyecto de Silence que anunció que se queda en una parcela de Zona Franca.

En la presentación de Zeroid, el directivo ha aclarado que, a pesar de que la intención del nuevo fabricante es emplear proveedores locales, ha matizado que para poder empezar a producir ya en 2023, además de tener la necesidad de alcanzar un acuerdo entre las partes en dos o tres meses, en la primera fase seguirán importando una gran parte de los componentes de Asia, en concreto de China y de Corea, incluidas las baterías, pero posteriormente se empleará el tejido industrial de la región.

A pesar de que se espera que puedan emplear las instalaciones de Nissan Barcelona, ante la pregunta de si hay un plan B por si al final no pactan con la multinacional japonesa, Orús ha matizado que podrían empezar en un emplazamiento nuevo lo que implicaría ir más despacio y haciendo los procesos menos automatizados. En este sentido, ha recordado que Zona Franca —y la nave de Montcada que también se la quedará el Hub de descarbonización, encabezado por QEV— es una oportunidad no tanto por la fábrica, sino porque cuenta con más de 1.000 empleados que saben hacer vehículos.

Zeroid, desde 20.000 euros a 120.000

Por el momento, los modelos de los que dispondrá, que están pendientes de homologación, partirán de los 20.000 euros de la furgoneta pequeña —sin contar con las ayudas del Moves III—, que puede cargar hasta 700 kilos con 200 kilómetros de autonomía (equipa una batería de 40 kWh), según ha informado el CEO de Zeroid, a los 120.000 euros de la más grande, que tiene capacidad para 4.500 kilos.

La mediana tiene una capacidad de carga de 1.400 kg, 250 kilómetros de autonomía (80 kWh) y otra de 2.700 kilos, con diferentes posibilidades de autonomía (entre 120 y 140 kWh). Además, se podrán hacer autobuses, eléctricos y de hidrógeno, de ocho, diez y doce metros, que se venderán a los carroceros españoles, para que se exporten fuera de España.

Para desarrollar el proyecto, además de las ayudas que espera conseguir, están negociando con nuevos socios para ampliar el capital y alcanzar una inversión de 200 millones en los próximos tres años. Una cantidad que sube hasta los 800 millones de euros, si se suman el resto de marcas que participarán el Hub de descarbonización, entre las que también está la mencionada Ebro o Ronn Motor*. Una cantidad que sorprende teniendo en cuenta que el protagonista del consorcio es QEV y va a desembolsar cuatro veces menos que el resto de entidades.

Por último, Joan Orús recordó que QEV tiene una larga trayectoria en competición, siempre de la mano de la electromovilidad, con colaboraciones en Fórmula E, Extreme E y el Rallycross eléctrico, entre otras, donde han conseguido victorias y podios.

*Volta Trucks se ha salido del proyecto y ha elegido Steyr (Austria) para ensamblar sus camiones.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.