La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Carnero (miembro del Consejo de Supervisión del Grupo VW): "Herbert Diess no quiere a Seat"
España Fábricas General

Carnero (miembro del Consejo de Supervisión del Grupo VW): "Herbert Diess no quiere a Seat"

El presidente del Comité de Empresa de Seat y miembro del Consejo de Supervisión del Grupo VW se ha mostrado muy crítico con las últimas declaraciones del presidente del consorcio germano, Herbert Diess, en las que decía que, tras las pérdidas de 2021, a la compañía española se le acaban las oportunidades. El sindicalista ha pedido al dirigente que "deje de mentir sobre la estrategia" que persigue con el fabricante de Martorell.

El presidente del Comité de Empresa de Seat, Matías Carnero.

El presidente del Comité de Empresa de Seat y miembro del Consejo de Supervisión del Grupo Volkswagen, Matías Carnero, ha lanzado una crítica directa contra el máximo responsable del consorcio alemán, Herbert Diess, por las decisiones y las estrategias que está impulsando sobre la compañía española en los últimos años, que, a su juicio, le dejan en una situación de clara desventaja sobre el resto de firmas de la corporación. "No quiere a Seat", sentenció el sindicalista en un corrillo con periodistas al término de la presentación de resultados del fabricante con sede en Martorell (Barcelona).

Carnero se mostró muy molesto con las declaraciones que hizo Diess la semana pasada en el acto para desvelar las cuentas del grupo, en el que enfatizó que, tras las pérdidas operativas de Seat en 2021, a la entidad se le están acabando las oportunidades, dando a entender que, si no encuentra el camino de unos beneficios sólidos y sostenibles, tiene comprometido su futuro.

El también secretario general de UGT en Seat exhortó al dirigente germano a que "deje de mentir sobre la estrategia de Seat" y que hable claramente sobre sus intenciones. Y es que, en su opinión, es muy complicado que se llegue a un escenario de "un margen de rentabilidad del 5%" si para ello solo se asigna como proyecto la industrialización el de los coches urbanos eléctricos del consorcio, que tiene un potencial de generación de beneficios mucho más reducido, al tratarse de modelos de menor precio.

Sobre esta adjudicación, con la que se movilizarán alrededor de 7.000 millones de euros en España, Carnero explicó que no es suficiente para que la planta de Martorell sobreviva, la cual tendría el encargo de producir un potencial de más de 500.000 automóviles cero emisiones, mientras que otros 300.000 corresponderían a la de Landaben (Navarra). Ese medio millón de unidades "equivaldrían a hacer unas 350.000 de combustión", lo que generará un excedente importante de plantilla.

Para neutralizarlo y asegurar "una garantía de futuro", algo que reclamarán en las actuales negociaciones del convenio colectivo, indicó que el Grupo VW tiene que acceder a que la factoría barcelonesa asuma carga de trabajo adicional, con una segunda plataforma de VE, en este caso, la de vehículos más grandes, sobre la que se deberían desarrollar los sucesores del León y del Formentor. A priori, la decisión sobre este proyecto se tendría que adoptar, como pronto, en 2024.

Además de la desventaja que supone la única asignación de los modelos urbanos eléctricos, Carnero se refirió a que a Seat y Cupra "no les están tratando bien en el reparto de chips en el grupo", especialmente a la segunda marca, lo que ha contribuido a que el pasado ejercicio se acabase nuevamente en pérdidas, toda vez que la compañía no pudo satisfacer toda la fuerte demanda que estaba experimentando.

Por otro lado, volvió a insistir, como ya había hecho en varias ocasiones en el pasado, que los planes del consorcio, reservando la tecnología eléctrica solo para Cupra, supondrán "la muerte de Seat" como firma comercial cuando finalice el ciclo de vida de su gama de producto, lo que situó entre 2028 y 2029 con el cierre del proyecto de fabricación del León.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.