La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Gobierno y patronal pactan desconvocar la huelga del transporte ante las críticas de los sindicatos
España General

Gobierno y patronal pactan desconvocar la huelga del transporte ante las críticas de los sindicatos

El Ejecutivo cede en el terreno de la carga y descarga, las inspecciones de trabajo y las revisiones del coste por la subida del diésel.

Camión durante una de las "marchas lentas" organizadas por el CNTC.

Tras semanas de tensas negociaciones, finalmente los paros convocados por el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) para los días 20, 21 y 22 de diciembre fueron cancelados pocas jornadas antes, el 17, después de que tanto la patronal como el Gobierno alcanzasen un acuerdo que parecía lejano en las horas previas.

Según transmitieron esa misma noche ambas partes, las medidas que habían hecho posible el pacto circulan en torno a que los conductores tengan prohibido realizar actividades de carga y descarga, la intensificación de las inspecciones de trabajo para «evitar la competencia desleal» y sobre todo, la principal reclamación del sector, la revisión obligatoria del coste del transporte por la variación del precio del diésel. De hecho, el propio CNTC celebraba tras la firma que habían logrado del Ejecutivo «el compromiso de incorporar de forma imperativa en la ley la cláusula de estabilización del gasóleo en los contratos, sin posibilidad de pacto en contrario».

Junto con esto, también se ha acordado una reducción a la mitad de los tiempos de espera, contemplando el derecho a reclamar una indemnización si estos se exceden. Tras ello, la ministra de Transporte Raquel Sánchez aseguró que se comenzarán a realizar estudios sobre estas casuísticas para poder «establecer cuáles serían las medidas necesarias».

Una negociación patronal

Desde que se convocaran las jornadas de cese de actividad en noviembre, los sindicatos mayoritarios han tratado de hacer hincapié en que no se trataba de una huelga al uso, sino de «paros patronales», al no ser las plantillas quienes decidieron movilizarse. Un punto que se corrobora con los «incentivos» de hasta 200 euros en tarjetas de carburante que las compañías ofrecían a sus trabajadores para que se integrasen en las «marchas lentas» organizadas los días previos en las grandes ciudades para ejercer presión.

Una vez sellado el acuerdo, desde CCOO transmitían su insatisfacción con la acción gubernamental, pues aseveraban que «el Ministerio no ha exigido ningún compromiso que garantice la recuperación social del sector ni la dignidad de los conductores profesionales», aludiendo a que las medidas pactadas «no resuelven ningún problema» de las plantillas, sino que únicamente «rescatan a los empresarios».

Así, según fuentes de la central sindical a las que ha tenido acceso a este medio, rechazan de plano los puntos alcanzados por el CNTC, y recalcan que «la huelga de verdad» es la que ha tenido lugar en Murcia entre el 23 de diciembre y el 2 de enero, en la que los conductores piden una revisión del convenio regional por el pago de las horas extraordinarias. Una situación que, según el secretario estatal de Mercancías por Carretera de Comisiones, Francisco Vega, podría ser la mecha que prendiese por todo el país, ya que, durante el paro del día 27 solicitaba «al resto de organizaciones» que extendiesen la huelga para hacerla nacional.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.