La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » El Grupo VW se plantea anular el proyecto de la gigafactoría de Sagunto
EspañaFábricasGeneral

El Grupo VW se plantea anular el proyecto de la gigafactoría de Sagunto

El consorcio está sopesando retirar la inversión de 3.000 millones de euros para la puesta en marcha de una fábrica de baterías en Sagunto ante la reducida inyección de fondos públicos que recibirá su proyecto de electromovilidad en España en el Perte del vehículo cero emisiones, según confirman a La Tribuna de Automoción varias fuentes del sector, que destacan que el «riesgo de que se cancele es muy elevado». El fabricante esperaba obtener al menos 700 millones, pero la asignación se quedaría entre 300 y 380 en la resolución definitiva del programa. Las negociaciones en las últimas semanas entre el grupo y el Gobierno han sido incesantes, incluso ha intervenido el presidente Pedro Sánchez. La posible marcha atrás con la planta valenciana, no obstante, no supondría la supresión de los planes de fabricar VE en las fábricas de Martorell y Landaben a partir de 2025 y 2026, respectivamente.

De izquierda a derecha, el presidente de Seat y Cupra, Wayne Griffiths; el expresidente del Grupo VW, Herbert Diess; el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig; y el responsable de Tecnología del Grupo VW y presidente del Consejo de Administración de Seat, Thomas Schmall, en la presentación del proyecto de la gigafactoría de Sagunto el 5 de mayo.

El Grupo Volkswagen está analizando, en estos momentos, la posibilidad de anular la construcción de la gigafactoría de baterías en Sagunto (Valencia), cuya inversión asciende a 3.000 millones de euros, debido a los reducidos fondos públicos que va a recibir, previsiblemente, el proyecto liderado por Seat para convertir España en un hub de electromovilidad en el Perte del coche eléctrico, según han confirmado a La Tribuna de Automoción varias fuentes del sector de toda solvencia.

El anterior presidente del consorcio germano, Herbert Diess, trasladó al Consejo de Supervisión, cuando se estaba gestando la iniciativa Future: Fast Forward (F3), que implica la fabricación en Martorell y Landaben de los vehículos urbanos cero emisiones de la corporación a partir de 2025, que la inyección pública que iban a asignarles desde el programa de ayudas del Ministerio de Industria ascendería a cerca de 1.000 millones, un cálculo que, posteriormente, en la documentación del constructor se rebajó al entorno de los 800.

No obstante, en la resolución provisional del plan de incentivos, publicada el 1 de agosto, el respaldo se quedó en 167,31 millones, de los cuales 95,2 corresponden a subvenciones y 72,2 millones a financiación. Esta asignación podría crecer «hasta entre 300 y 380 millones en la evaluación definitiva», que se espera que salga en los próximos días —inicialmente, el departamento de Reyes Maroto informó de que se emitiría en la semana del 3 de octubre—, según fuentes del sector.

A pesar de este incremento, en la matriz del Grupo VW el «malestar es mayúsculo» y se considera que el Gobierno español no habría cumplido con sus compromisos con las inversiones proyectadas en el país. En este sentido, existe «un riesgo muy alto» de que la dirección acabe decidiendo abortar el proyecto de la planta de baterías valenciana, en el cual ya se han hecho algunos pequeños movimientos de tierra en el polígono Parc Sagunt II para iniciar la construcción en el primer trimestre de 2023.

Seat: «Tras la resolución definitiva del Perte se tomará una decisión sobre los diferentes proyectos»

Este medio ha contactado con Seat SA, como líder del proyecto F3, para confirmar la información y fuentes de la entidad han señalado que «la industria del automóvil necesita una urgente y favorable resolución del Perte, alineada con las inversiones que plantean realizar todas las compañías», que en el caso de la mencionada iniciativa supone «movilizar 10.000 millones para convertir el país en un hub de la movilidad eléctrica en Europa».

«El desarrollo de esta inversión, la mayor de la historia en la industria de España, ha estado siempre vinculada a los fondos Next Generation EU, a través del Perte VEC. Una vez se publique la resolución final, Seat SA, el Grupo Volkswagen y los 60 socios de Future: Fast Forward la analizarán y tomarán una decisión sobre los diferentes proyectos», subrayan las fuentes de la corporación española.

Por su parte, fuentes de la Generalitat Valenciana consultadas por este periódico precisan que «van a trabajar incansablemente para hacer todo lo que esté a su alcance para que el proyecto de la planta de baterías se mantenga según lo planificado inicialmente», mientras que desde el Ministerio de Industria se ha expuesto que «no comentan informaciones sobre los planteamientos de la empresa», apuntando que «la resolución definitiva del Perte VEC no se ha publicado, por lo tanto es prematuro hablar sobre cantidades de ayudas».

Respecto al compromiso de respaldo público, fuentes sectoriales aseguran a La Tribuna de Automoción de que en ningún caso el Ejecutivo ni el Ministerio de Industria trasladaron a Diess en las negociaciones la posibilidad de adjudicar ayudas por valor de 1.000 millones, máxime cuando el Perte VEC, cuya dotación procede de fondos europeos, tiene las limitaciones de la regulación comunitaria sobre los apoyos a las empresas, fijadas en el reglamento de exención por categorías. «El expresidente de VW mintió cuando comunicó esa cuantía a su directiva», sostienen las mismas fuentes.

Búsqueda de soluciones para salvar el proyecto de Sagunto

En las últimas semanas, los contactos entre el consorcio germano y Seat y el Gobierno y la cartera encabezada por Maroto han sido muy numerosos, hasta el punto de que ha llegado a mediar el presidente, Pedro Sánchez, de acuerdo con las mismas fuentes, que añaden que la administración española está intentando por todos los medios maximizar los incentivos del Perte, para acercarse lo más posible a un importe de entre 700 y 800 millones que el que el fabricante consideraría aceptable. Sin embargo, ese objetivo «parece imposible que se cumpla».

Detrás de estos movimientos y conversaciones, estaría el retraso en la publicación de la propuesta de resolución definitiva, que llegará, como se ha mencionado, en «los próximos días», según las últimas declaraciones de los responsables ministeriales. La tensión que se vive es muy elevada, incluso, fuentes del sector comentan que el presidente de Seat, Wayne Griffiths, se estaría planteando dejar la presidencia de Anfac.

La posible cancelación del proyecto de la gigafactoría de Sagunto, no obstante, no supondría la revisión o supresión de los planes de fabricar los coches eléctricos en España. La planta de Martorell, según consta en la planificación actual, se encargará del ensamblaje del Cupra Raval y de una silueta para VW a partir del segundo semestre de 2025, a los que se añadirá en 2027, como adelantó esta publicación, una parte de la carga de trabajo del SUV de Skoda que producirá Landaben, concretamente entre 40.000 y 50.000 unidades anuales, para paliar la retirada del modelo urbano de la firma checa, cuya industrialización estaba inicialmente prevista. Por su parte, la factoría navarra montará en 2026 este último todocamino y otro para VW.

En caso de que se retire la inversión en baterías en nuestro país, el consorcio tendría que redirigirla hacia otro destino, toda vez que para cubrir la demanda de automóviles cero emisiones en Europa ha proyectado una capacidad productiva de 240 GWh para finales de 2030, repartidos en seis centros. Actualmente, la compañía tiene en cartera tres, uno en Suecia con Northvolt, que fabrica desde finales de 2021, uno en Alemania en Salzgitter, que empezará su actividad en 2025, y el de España en Sagunto, que se pondrá en marcha a comienzos de 2026. La ubicación de las instalaciones restantes está por confirmar, pero todo apunta que al menos una estará en Europa del Este, probablemente en República Checa, aunque también se baraja Polonia, Eslovaquia y Hungría.

Sea como fuere, antes de que la empresa decidiera su apuesta por la factoría valenciana en la puja competían el sur de Francia y Portugal, según anunció en marzo de 2021 el responsable de Tecnología del consorcio, Thomas Schmall, quien desde junio del curso pasado también asumió el cargo de presidente del Consejo de Administración de Seat.

(Nota del editor: información actualizada a las 17:48 con las declaraciones del Ministerio de Industria.)

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.