La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Kia se fija el objetivo de vender 4 millones de vehículos en 2030, de los cuales 1,2 serán eléctricos
Ecoauto General Internacional

Kia se fija el objetivo de vender 4 millones de vehículos en 2030, de los cuales 1,2 serán eléctricos

La compañía surcoreana anuncia su hoja de ruta para lo que queda de década, en la que pretenden ser líderes mundiales en movilidad sostenible, PBV e impulsar la conducción autónoma.

Kia se fija el objetivo de vender 4 millones de vehículos en 2030, de los cuales 1,2 serán eléctricos
La presentación incluyó un nuevo avance de lo que será el EV9.

Kia celebró, de forma virtual por la pandemia, su CEO Investor Day 2022, en el que anunció los cuatro objetivos que se fija para 2030: alcanzar los 4 millones de ventas al año, que 1,2 de ellas sean de eléctricos, incorporar sistemas de conducción autónoma en todos sus nuevos modelos y ser líderes en Vehículos Construidos con un Propósito (PBV, por sus siglas en inglés).

La corporación espera sumar 3,15 millones de ventas este mismo año, por lo que para llegar a los 4 millones a final de década deberá superar en un 27% su proyección para 2022. Dentro de este proceso, los automóviles menos dañinos para el medio ambiente – eléctricos, híbridos enchufables e híbridos eléctricos – tendrán un rol central para la marca, que espera dar la vuelta a su peso porcentual en las ventas, pasando del 17% que prevén que representarán este ejercicio en sus ventas totales a un 52% en 2030. El porcentaje asciende al 78% en el caso de mercados en los que el VE tiene mayor penetración, como Corea del Sur, Norteamérica, Europa y China.

Para alcanzar los 1,2 millones de unidades eléctricas vendidas mundialmente en el plazo marcado, se fijarán metas más ambiciosas. Anteriormente, Kia había anunciado el lanzamiento de un total de 11 modelos de esta categoría hasta 2026, cifra que asciende ahora a 14 hasta 2027, con dos estrenos por año. Además, promete impulsar sus centros de producción de forma individual, en función de las tendencias de cada lugar. En el caso de Europa, desde mitad de década comenzará la producción de VE de tamaño pequeño y mediano.

La proyección para este ejercicio es sumar 160.000 ventas de eléctricos a nivel global y 807.000 en 2026, hasta la meta de 2030, que se ha incrementado en un 36% desde el pasado CEO Investor Day. Del total de esas ventas, se espera que el 80% procedan de los mercados citados anteriormente, en los que este tipo de automóvil representará el 45% de la cuota de Kia.

El próximo año la compañía presentará por todo lo alto el EV9, su buque insignia electrificado. Un SUV de unos cinco metros que, pese a su tamaño, prometen que pasará de 0 a 100 km/h en tan solo cinco segundos, recorrerá 540 kilómetros con carga completa y podrá superar la centena con solo seis minutos de carga. Junto con tecnologías de conectividad inalámbrica y de funciones bajo demanda, será el primer modelo equipado con la tecnología de conducción autónoma AutoMode.

Innovación tecnológica

A medida que avanza el eléctrico, al mismo tiempo debe hacerlo la tecnología que este incorpora. Kia espera crecer en materia de baterías, pasando de los 13 gigavatios-hora de producción actuales hasta 119, procedentes no solo de su planta en joint venture de Indonesia, sino que no descartan recurrir a fabricantes externos.

Por otro lado, las funcionalidades incorporadas en el vehículo para disfrute del cliente también darán un salto. A partir de 2025, todos los modelos incluirán sistemas de conexión inalámbrica y funciones bajo demanda, y al siguiente año, será el momento del AutoMode en los principales mercados, hasta su total implementación para final de década. La firma espera que esta modalidad, que permitirá conducción autónoma en determinados tramos de autovía, tenga una aceptación del 80% y evolucione hasta permitir un pilotaje que prescinda de conductor al completo.

Este apartado será crucial para el último gran reto de la marca surcoreana, ser líderes mundiales en PBV, Vehículos Construidos con un Propósito. Para ello, concebirán esta línea de negocio como una estructura flexible en la que, a partir de una base de VE, elegir el tamaño y forma del automóvil en función de las necesidades de cada negocio. Así, ya trabajan para lanzar Niro Plus, inspirado en su versión SUV y que será utilizado como taxi o servicio de transporte. Su ambición es tal que en la presentación el presidente y CEO de la corporación, Ho Sung Song, afirmó que el plan era pasar de PBV pequeños a modelos más grandes, hasta alcanzar tamaños que pudieran usarse como alternativa al transporte público o incluso oficinas móviles.

Repercusiones económicas

La nueva estrategia tiene su reflejo en sus proyecciones económicas, que se han visto mejoradas. La corporación se fija para 2026 el reto de percibir unos ingresos totales de 120 billones de wones, que en euros suponen unos 89.800 millones al cambio actual, además de un beneficio operativo de 7.484 millones de euros, con un margen de beneficio operativo del 8,3%. En cuanto a su capitalización bursátil, esperan triplicar los casi 25.000 millones de euros con los que cerraron el último ejercicio hasta superar los 74.800 millones.

Para esa misma fecha, Kia confía en que su apuesta por el eléctrico se traduzca en resultados financieros, y los VE supongan el 39% de sus beneficios operativos, porcentaje que asciende al 52% si se incluye también a los híbridos, superando por primera vez en su historia a los modelos de combustión.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.