La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Europa necesita una inversión de 280.000 millones en puntos de recarga para cumplir los objetivos medioambientales
Ecoauto Internacional

Europa necesita una inversión de 280.000 millones en infraestructuras de recarga para cumplir los objetivos medioambientales

Un estudio cifra en 6,8 millones el número de puntos de carga públicos que hacen falta en el continente para conseguir la reducción en emisiones que promete el Fit for 55. El ritmo actual de construcción de 2.000 estaciones a la semana es, por tanto, insuficiente.

Europa necesita una inversión de 280.000 millones en infraestructuras de recarga para cumplir los objetivos medioambientales
En 2030, debería haber 184 estaciones por cada 100 kilómetros de carretera.

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), en colaboración con otras instituciones del sector, ha publicado hoy las conclusiones de su estudio sobre infraestructuras de recarga. Con ellas, destaca la necesidad de aumentar tanto la inversión como el ritmo de instalación para poder llegar a las metas de Bruselas. En total, de aquí a 2030, fecha en la que las instituciones comunitarias se han propuesto reducir en un 55% las emisiones de CO2 de vehículos de pasajeros, los países miembro tendrán que sumar entre todos un gasto de 280.000 millones de euros.

Este dinero se utilizaría para establecer estaciones de carga públicas y privadas, mejorar la red existente y su potencia, y crear la capacidad productiva en energías renovables necesaria para sustentarla. Pese a que puede parecer una cifra elevada, en el caso de los puestos públicos el gasto estimado es de 8.000 millones cada ejercicio hasta el final de la década. Para ponerlo en perspectiva, explican que esta cantidad representa un 16% de lo que se destina, por ejemplo, a instaurar el 5G y las redes de internet de alta velocidad.

ACEA propone un Plan Maestro de Recarga, junto con asociaciones del sector de la movilidad sostenible y el apoyo en el análisis de la consultora McKinsey, en el que desglosa las claves para cumplir los retos del Fit for 55. En total, fijan en 6,8 millones los puntos para llenar las baterías que habría que repartir por el continente si se quiere cumplir con el objetivo de reducción de emisiones. Se trata de casi el doble de lo estipulado en la Regulación de la Infraestructura de Combustibles Alternativos (AFIR), que elaboró la Comisión Europea.

Marcas y consumidores, convencidos

Con un ritmo actual de construcción de 2.000 estaciones públicas semanales, se debería dar un aumento considerable para alcanzar ese número, hasta las 14.000 cada semana. Cada 100 kilómetros de carreteras albergarían, según sus cálculos, alrededor de 184 puntos.

Sin embargo, el crecimiento es necesario en un contexto en el que las marcas apuestan por un futuro en el que su gama sea cero emisiones y las ventas de vehículos eléctricos no paran de crecer. En los últimos cinco años se han multiplicado por 10, y tan solo el último curso ascendieron a 1,7 millones, un 18% de las entregas totales. Por contra, la red no se expande a la misma velocidad, y en ese mismo período de un lustro, solo se multiplicó por 2,5.

“La transición es una carrera a largo plazo. El reto clave ahora es convencer a todos los estados miembro de acelerar el ritmo para desplegar la infraestructura necesaria. Necesitamos que AFIR conlleve una conclusión ambiciosa, tanto en términos de plazos como en los objetivos para cada país,” afirmó el presidente de ACEA y CEO del Grupo BMW, Oliver Zipse.

Los vehículos industriales, también atrasados

En el caso de los camiones, el estudio estima que necesitarían 279.000 puntos de recarga en 2030, de los cuales un 84% pertenecerían a los centros de las flotas. Para el resto, recomiendan que la mayoría sean de titularidad pública, principalmente estaciones rápidas en autovías (36.000) o nocturnos (9.000).

En cuanto a los autobuses, la red estaría compuesta por 56.000 de estas instalaciones, y el porcentaje ubicado en las bases de las flotas ascendería al 92%. Las otras 4.000 deberían ser estaciones rápidas en las carreteras, especialmente para los servicios regionales.

Por tanto, a finales de esta década deberían sumarse 24.000 puntos públicos de carga de alta velocidad para vehículos comerciales, repartidos por los 47.000 km que componen la Red Transeuropea de Transporte principal. De media, 51 por cada 100 km.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.