La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Denso se volverá neutra en emisiones en 2035
Componentes Internacional

Denso se volverá neutra en emisiones en 2035

El gigante de componentes japonés evitará los bonos de carbono para alcanzar la meta y se centrará en las energías renovables, la optimización fabril y la recirculación de CO2.

Archivo. La parte del Centro de Electrificación en Anjo (Japón) enfocada en la recirculación de CO2.

Denso, el gigante de componentes japonés que facturó 40.900 millones de euros en 2020, ha desvelado hoy su “estrategia holística”, en palabras de su consejero delegado en Europa, Yasushi Mukai, para enfocarse en la movilidad sostenible y alcanzar la neutralidad de emisiones en 2035.

Es una de las últimas compañías proveedoras en sumarse a la iniciativa del capitalismo verde, pues Bosch y Continental ya hicieron anuncios similares, la primera de ellas logrando su meta en 2020, mientras que la última se fijó el horizonte temporal para alcanzarlo en 2050, en línea con los objetivos de la Unión Europea.

En el caso de Denso, sus acciones para llegar a este hito no estarán centradas en la compra de créditos de carbono, sino en la optimización de sus procesos productivos en las más de 200 fábricas con las que cuenta alrededor del mundo. En concreto, instalarán energías renovables para su suministro eléctrico, comprarán maquinaria con una huella medioambiental reducidas y harán más eficientes sus procesos a través del internet de las cosas (IoT) fabril, así como empleando el equipo que no esté siendo usado para fabricar en la regeneración de energía.

La primera factoría de la compañía que alcanzará un saldo cero en emisiones será el Centro de Electrificación de Anjo (Japón) en 2022. Este año, la reducción ha sido del 12% en comparación con el anterior. En palabras del propio Mukai, sus ingenieros y departamento de I+D están trabajando en un sistema de recolección y condensación de CO2, que están explorando utilizar en procesos de fotosíntesis artificial, «una tecnología prometedora como fuente de energía renovable».

Además, la empresa seguirá invirtiendo en sistemas eléctricos para la transición a los vehículos limpios. Su vicepresidente de Ingeniería en Europa, Masashi Kiyono, afirmó: “No se trata de predecir qué tecnología será la que triunfe en el futuro, sino de avanzar en la descarbonización”. Por ello, seguirán produciendo piezas para cualquier coche electrificado, desde híbridos convencionales hasta sistemas de pila de combustible y pasando por todo el espectro intermedio.

En concreto, en este último caso, este año, un Toyota Corolla equipado con un sistema de propulsión de hidrógeno y varios componentes esenciales de Denso —como el alternador o el sistema de control de software—, completó una carrera de resistencia de 24 horas en Japón. Lo que “pone de manifiesto que las altas prestaciones no están excluidas de la movilidad limpia”, según Mukai.

Finalmente, otros ámbitos en los que la compañía está invirtiendo sus recursos son en el desarrollo de sensores avanzados de lidar y radar para los vehículos autónomos, con la intención de reducir los accidentes a la carretera en un 100%; la creación de filtros de partículas de aire para limpiar los habitáculos de virus y bacterias —para los que creen que su mercado podría ampliarse más allá de la automoción— o soluciones para extender la autonomía de los vehículos eléctricos, como la bomba de calor proveniente de su experiencia con aires acondicionados que reducirá el consumo de la batería.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.