La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Renault, pole en ecología
España General

Renault, pole en ecología

 

La marca francesa presentó en la capital francesa el conjunto de novedades tecnológicas que tiene en proceso de incorporación a su oferta de mercado y que próximamente llegarán a los concesionarios.

renault

 

La marca francesa presentó en la capital francesa el conjunto de novedades tecnológicas que tiene en proceso de incorporación a su oferta de mercado y que próximamente llegarán a los concesionarios.

 

 

Además, aprovecharon la ocasión para mostrar las últimas evoluciones de su gama eléctrica, en la figura del Fluence, así como el trabajo que realiza la marca para mejorar y reducir el impacto medioambiental en el proceso de fabricación de las plantas de Renault. Todo esto sitúa a la marca del rombo como la líder en posicionamiento de cara a la incorporación de estas nuevas tecnologías a sus modelos, unos vehículos que llegarán en apenas unos meses, el próximo año, con hasta tres eléctricos, mientras que en 2012 se producirá una nueva incorporación.En las oficinas de Renault se han propuesto la consecución próxima de la “Movilidad Sostenible para todos”, y a buena fe que lo están consiguiendo. La Tribuna de Automoción pudo probar el Fluence eléctrico preserie que se encuentra en proceso de prueba antes de la fabricación en cadena. Pudo experimentar su buen transitar por las calles de la vecina Bologna para terminar convencido de sus grandes posibilidades. El vehículo final contará con 13 centímetros adicionales a la unidad probada, longitud destinada a albergar las baterías. El uso de este tipo de vehículos ahorrará la emisión de veinte toneladas de CO2 a la atmósfera, un ahorro que no consigue ninguna otra tecnología, y esto teniendo el proceso que conlleva la obtención de la energía hasta la llegada al vehículo y su uso.

 

El eléctrico se ha convertido en una nebulosa en la que intervienen fabricantes, constructores de infraestructuras y eléctricas. Existe una sinergia por el producto final, pero son muchas las dudas que aún existen en cuanto a la forma final que tendrán cada uno de los elementos. Ante esto, Renault no se ha quedado parada, y está trabajando diferentes posibilidades de carga y recarga de electricidad. Así, destacan los diversos tipos de enchufes desarrollados, para satisfacer los sistemas existentes así como los que podrían llegar, así como sistemas de cambio de baterías al estilo de las gasolineras.

Este método se ha denominado Quickdrop y ya se está aplicando en Israel en una operación piloto. Consiste en un sistema automático por el que una vez posicionado el vehículo sobre un carril preparado un automatismo que surgirá desde la parte inferior de la estructura recogerá la batería desgastada para sustituirla por una con la carga a tope. Se pretende que se extienda pronto por el resto de Europa y se estima que podría suponer un coste de entre dos y tres euros por operación. Hay que recordar que este sistema de cambio de baterías se haría mediante una relación de renting o leasing con una compañía aún por determinar.

Pero las innovaciones no quedan ahí. Los mejores augurios de Renault estiman que en el año 2020, el 10% de los vehículos que se vendan en el mundo serán eléctricos. Eso supone que el 90% restante será térmico, con lo que entienden que este sistema de propulsión aún debe continuar con su evolución. Para ello han desarrollado diferentes tecnologías que aplicadas a los motores rebajarán el consumo de combustible, y como consecuencia la emisión de gases nocivos.

Se está trabajando en el downsizing de los motores, lo que supone un rediseño de los elementos del motor para acortar espacios con lo que necesitarían de menor cantidad de combustible para funcionar, además de nuevos elementos alrededor de éste para que tenga el mismo rendimiento que el original, como son el EGR a baja presión (sistema de reciclaje y refrigeración de los gases del motor para introducirlos de nuevo al sistema de combustión), sistema Stop & Start (por el que el vehículo se detendrá en semáforos y paradas prolongadas), Swirl variable (una mariposa regulará la entrada de aire en el cilindro según las necesidades) y la bomba de aceite de cilindrada variable (por el que pasará al motor más o menos aceite según sea menester).

Así, también nos presentaron el nuevo motor diésel dCi 1.6 litros que dará el relevo al 1.9 que ahora se vende, y que mantendrá los 130 caballos de potencia. Igualmente nos mostraron la nueva caja de cambios automática EDC en la que están trabajando y que permitirá el mismo consumo que una manual convencional.

Además, nos presentaron el proceso de reciclaje en el que trabaja la marca tanto en la obtención de materiales del vehículo una vez éste se ha dado de baja, como en la incorporación de materiales reciclados en los nuevos modelos. Y es que en esta preocupación por el medio ambiente han implicado hasta a sus fábricas a las que somete a un ahorro de agua, energía y emisiones, hasta el punto de que la nueva que están haciendo en Tánger la han ideado para que no tenga ningún tipo de emisión de C02.

Más información en el próximo número de La Tribuna de Automoción.

Carlos Olmo / París

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.