La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » La reestructuración de GM está funcionando aunque en Europa aún lastra resultados
General Internacional

La reestructuración de GM está funcionando aunque en Europa aún lastra resultados

Toronto, 20/05/10

La reestructuración de General Motors está funcionando cada vez mejor a juzgar por el anuncio realizado esta semana de que por primera vez en tres años la empresa tuvo beneficios, aunque sus operaciones europeas se han convertido en la asignatura pendiente.

Toronto, 20/05/10

La reestructuración de General Motors está funcionando cada vez mejor a juzgar por el anuncio realizado esta semana de que por primera vez en tres años la empresa tuvo beneficios, aunque sus operaciones europeas se han convertido en la asignatura pendiente.

 

La última vez que el mayor fabricante de automóviles terminó un trimestre con ganancias fue en el 2007.

Desde entonces, la empresa acumuló pérdidas de decenas de miles de millones de dólares, hasta que a mediados de 2009 se tuvo que declarar en quiebra, reestructurar sus operaciones y recibir 60.000 millones de dólares de dinero público.

Pero en los tres primeros meses del 2010, General Motors ha sido capaz de ganar 865 millones de dólares además de devolver la totalidad de 8.400 millones de dólares que le prestaron las autoridades de Estados Unidos y Canadá.

El próximo objetivo de GM es mantener la rentabilidad en lo que queda de año para poder salir a bolsa lo antes posible según reveló el director financiero de la empresa, Chris Liddell.

La salida a bolsa permitirá que el Departamento del Tesoro venda en los mercados su participación en GM, que asciende al 61 por ciento del capital social y que recibió a cambio de la transferencia de 50.000 millones de dólares en el 2009, lo que mejoraría su imagen de cara a los contribuyentes estadounidenses.

La mejora de la situación económica en Estados Unidos, en general, y del mercado del automóvil, en particular, apunta a que GM no tendrá excesivos problemas para mantener la rentabilidad en los próximos meses, gracias a que desde la salida de quiebra, ha reducido de manera significativa sus costes.

También está ayudando que los nuevos productos que salen de las factorías de GM son aceptados por un creciente número de consumidores.

En este sentido, Edmunds.com dijo hoy que desde principio de mayo las ventas de GM han aumentado un 9 por ciento al mismo tiempo que las de Toyota han caído un 12 por ciento.

El sitio de internet, que sigue las transacciones realizadas en los concesionarios del país, justificó el descenso de Toyota por la persistencia de los problemas de imagen y la falta de efectividad de sus programas de incentivos.

"Estamos notando que el programa de incentivos de Toyota está empezando a ser ignorado ya que la mayoría de las personas que estaban interesadas en las ofertas del fabricante ya han realizado sus compras", afirmó a través de un comunicado Jessica Caldwell, analista de Edmunds.com.

Ford, el segundo mayor fabricante estadounidense de automóviles, ha sido de momento el que más se ha beneficiado de la caída de Toyota desde que a principios de 2010 empezó a tener problemas de imagen por las llamadas a revisión de millones de vehículos.

Pero las últimas cifras de ventas indican que General Motors también está aprovechándose de su máximo competidor.

El mayor problema que tiene ahora GM parece estar en el continente europeo.

Europa ya ha sido una considerable fuente de fricción en el interior de GM. En el 2009, el entonces consejero delegado, Fritz Henderson, decidió que la mejor opción para reconstruir General Motors era deshacerse de su filial europea, Opel, ante el elevado déficit de sus operaciones.

El entonces presidente del consejo de administración, y hoy consejero delegado, Ed Whitacre, se opuso a la venta, y finalmente provocó la salida de Henderson, al considerar que Opel era una pieza fundamental para el futuro de la empresa.

Pero de momento, las operaciones europeas de GM siguen siendo deficitarias.

En los tres primeros meses del 2010, GM perdió 500 millones de dólares en Europa.

"Seguimos perdiendo dinero en Europa. Nuestro enfoque sigue siendo crear una empresa rentable y sostenible. Nuestros planes incluyen el despido de más de 8.000 personas y la reducción en capacidad del 20 por ciento" dijo Liddell el pasado lunes.

A la vista del interés de Whitacre en Opel y el lastre que las operaciones europeas representa ahora mismo para GM, es lógico pensar que en el corto y medio plazo, los directivos de la empresa van a apresurarse en reestructurar Europa. EFE

 

 

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.