La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » El modelo de suscripción de Volvo supone un 8% de su cuota en los principales mercados europeos
Internacional

El modelo de suscripción de Volvo supone un 8% de su cuota en los principales mercados europeos

La empresa sueca alcanzó una facturación de 5.900 millones de euros en el tercer trimestre (-7%), con un beneficio neto de 223,5 millones.

El consejero delegado de Volvo Cars, Hakan Samuelsson.

Las cifras del modelo de suscripción de Volvo, Care By Volvo, ya suponen un 8% de su mix de ventas en los cinco principales mercados europeos, y es una cifra "que solo está yendo en aumento", según su consejero delegado, Hakan Samuelsson.

La transición a un modelo de ventas directas y de renting a particulares es uno de los objetivos que se ha fijado la marca sueca de cara a mediados de década, cuando espera comercializar 1,2 millones de vehículos electrificados, de los cuales la mitad de ellos serán cero emisiones.

"El comercio online brindará varias ventajas a los clientes", afirmó Samuelsson: "Asegurará la transparencia de precios, la configuración estandarizada de los vehículos y entregas más rápidas". Sin embargo, los directivos insistieron en que el cambio no supondría un detrimento para los concesionarios, que seguirían presentes dentro de la estrategia comercial del fabricante.

"Pasar de tener inventarios dispersos en las campas de las concesiones a tenerlos centralizados en almacenes que permitan un envío rápido, y contar con los sistemas de gestión informáticos que lo agilicen será mucho más eficiente", según el director financiero, Björn Annwall.

Dentro de sus planes de futuro, Volvo pretende reducir en un 40% su huella de carbono en 2025 y alcanzar un margen unitario de entre el 8% y el 10% para entonces. El enfoque ahora se hará en los vehículos cero emisiones, como el recién introducido C40 Recharge. En el acumulado, su cuota eléctrica es del 4%.

"Resultados decepcionantes"

"Lamento informaros que los resultados del tercer trimestre han sido decepcionantes", bromeó Annwall, "pues se correspondieron casi a la perfección con las previsiones que dimos antes de nuestra salida a Bolsa" —las acciones de la compañía han perdido un 2% de su cotización desde el 29 de octubre—.

Para Volvo, el reto de cara al cierre del ejercicio es acabar en línea con sus previsiones de comienzo del año, en que se fijaron mantener un crecimiento continuado y alcanzar una rentabilidad similar a la previa al estallido de la crisis sanitaria, con el reto de sortear la escasez de suministros global.

De momento, en palabras de Samuelsson, lo están consiguiendo. "El trimestre ha sido un reto, pero ya hemos superado los problemas de materias primas y solo nos están afectando los semiconductores", afirmó. La carestía de estos componentes supuso que las matriculaciones de la marca sueca se resintieran un 17%, hasta las 150.000 unidades.

Sin embargo, han sido considerablemente rentables, dejando un margen operativo del 5,5% —un punto porcentual por debajo del mismo periodo del año anterior—, con una cifra de negocio de 5.900 millones de euros (-7%) y un beneficio neto de 223,5 millones (-31%).

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.