La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Bosch España facturó 2.500 millones en 2018, un 6% más
Componentes España

Bosch España facturó 2.500 millones en 2018, un 6% más

resultados globales de Bosch, le llega el turno a la filial española. En 2018, Bosch España alcanzó una cifra de negocio de 2.500 millones de euros, un 6% más de lo registrado en el ejercicio anterior. Estos resultados siguen situando a nuestro mercado en la quinta posición europea, la región más importante para el grupo tecnológico de Stuttgart. Relativo a los resultados mundiales, España representó un 3,2% de los 78.465 millones que facturaron a nivel global.

Javier Gonzalez Pareja Bosch Espana y Portugal 625X377

De las ventas españolas, un 56% (1.400 millones) fue relativo a la división de Mobility Solutions, la especializada en automoción. En territorio nacional, Bosch cuenta con siete fábricas especializadas en la producción de piezas para el sector. Las cifras alcanzadas suponen un ascenso del 10% respecto a 2017, y este rendimiento se debe, principalmente, a que la fábrica de motores de Renault en Valladolid ha equipado sus sistemas de inyección diésel para los propulsores Euro 6D —que, en la fase anterior, estaban suministrados por otro proveedor—.

Aun así, Javier González Pareja, presidente del grupo para España y Portugal, se negó a desvelar el beneficio neto, alegando que “se encontraba entre el 2% y el 3%” de la facturación, lo que lo situaría entre los 50 y 75 millones de euros.

Tampoco fueron precisados los resultados de divisiones en concreto, como el servicio de moto sharing Coup, aunque añadirán 500 motos a la flota de Madrid, haciendo que el total ascienda a 1.350 scooter eléctricos, una proporción de 19 unidades por km2.

Además de para Coup, 2018 marcó el primer año completo para ITK, una empresa de ingeniería de software que el grupo compró en Barcelona. Sus programadores, que a cierre de año llegarán a 70, diseñan soluciones informáticas para el resto de divisiones de Bosch alrededor del mundo.

Neutros en Carbono

Siguiendo las pautas establecidas por el consejero delegado del grupo, Volkmar Denner, todas las localizaciones de Bosch alrededor del mundo deberán ser neutras en emisiones de efecto invernadero para 2020. El grupo se enfocará en cuatro pilares para llegar a este objetivo: mejorar la eficiencia de sus edificios, generar su propia energía limpia, comprar la que necesiten de fuentes renovables y contrarrestar aquella de la que no se puedan deshacer con proyectos medioambientales alrededor del planeta.

En el caso español, invertirán dos millones de euros en optimizar el consumo de las localizaciones españolas, que han reducido un 10% sus emisiones en los últimos dos años. Además, han firmado un acuerdo con Acciona para que toda la electricidad que les suministren esté certificada como renovable.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.