Honda lanza el CR-V con un motor diesel 1.6 y apuntala su estrategia europea por el downsizing

Alberto Gutiérrez Molinero/ Praga (República Checa)

Dice Roger Solergibert, director comercial de Honda España que el fabricante nipón “quiere recuperar ese espíritu de acercarnos al cliente, de dar respuesta a lo que quieren”. Para la marca japonesa, la respuesta es el motor 1.6 i-DTEC desarrollado por Earth Dreams Technology, un motor en línea del llamado downsizing, es decir, un motor más pequeño, ligero y eficiente.

honda crv 625Se trata de un motor que en el CR-V maximiza sus prestaciones, con 120 CV y un par de 300 Nm. Su consumo se sitúa en 4,5 litros a los 100 km y sus emisiones homologadas son de 119 gramos por Kilómetro de CO2 para sus acabados Comfort y Elegance, lo que permite al coche ahorrarse el impuesto de matriculación, otro detalle que acerca a Honda a sus clientes.

En comparación con el motor 2.2, el 1.6 pesa 47 kg menos, que se une a la reducción en el chasis y en la transmisión, al pasar de una tracción 4x4 a 4x2. En total, el CR-V 1.6 pesa 116 kg menos que su versión 2.2. Además, el fabricante japonés ha sido capaz de reducir la fricción mecánica un 40%, que se nota en la conducción del coche, muy silencioso para tratarse de un diesel. Por su parte, la reducción en consumo es de 1.1 litros a los 100 km entre los dos motores y de 30 kg de CO2 por km en emisiones.

Del nuevo coche, Honda destaca que es “funcional, espacioso y seguro”, con 589 litros de maletero, uno de los más grandes de su segmento, incluyendo una rueda de repuesto original, un extra que incluye sólo la versión del CR-V con este motor al haber ganado espacio con su transmisión 4x2.

honda motor1.6“Sensación de berlina”

El nuevo CR-V es un vehículo divertido de conducir, manejable y con potencia suficiente. Para Honda se trata de un SUV con “sensación de berlina”. A diferencia del motor 2.2, que busca ante todo ser confortable, el nuevo 1.6 cumple a la perfección la función para la que ha sido creado: ser dinámico y eficiente.

El nuevo motor estará disponible en tres acabados, Comfort, Elegance y Lifestyle, aumentando la gama del CR-V. La marca japonesa aspira a que el 60% de las ventas del 1.6 sea en el acabado Elegance, mientras que el mix entre gasolina y diesel será del 20% y el 80% respectivamente.

honda crv lateralEl nuevo CR-V, que saldrá al mercado en noviembre, costará entre 3.500 y 4.000 euros menos que su versión 2.2. Con estas características, Honda espera doblar las ventas de este modelo en el último trimestre y conseguir 600 unidades adicionales.

En un año natural, la marca nipona espera conseguir 4.000 ventas en este modelo, lo que supondría situarse de nuevo en los niveles de 2010. El objetivo de Honda es mejorar su posición en el mercado de SUV entre los diesel, en el que ahora mismo está entre la 8º y la 9º posición. A su favor, el fabricante japonés asegura que todos los rivales que están por encima tienen tracción 4x2, un requisito que, a partir de ahora, cumplirá también el CR-V.