«Llegué a España en el momento en el que se estaba planteando el cierre de Kia»

Inma García Ayuso / Madrid

Emilio Herrera lleva 17 meses al frente de la Dirección General de Kia Motors Iberia. En este tiempo, el directivo español, que llegó a España en un delicado momento en el que incluso se barajó el cierre de la filial española, ha cumplido con creces los dos principales objetivos que se le plantearon a su llegada: un aumento en las ventas y la recuperación de la rentabilidad de la filial. «Hemos aumentado casi un 20% las ventas y hemos tenido beneficios considerables.», declara Herrera.

El directivo, en un encuentro con La Tribuna de Automoción, ha hecho un balance positivo de este tiempo y ha revelado que ha conseguido sus objetivos «trabajando duro y al estilo coreano, con retos». Herrera se muestra, además, satisfecho con los resultados obtenidos por la red comercial de Kia. «La rentabilidad es algo fundamental y hemos terminado en un 1,3% el año pasado», en este sentido, Emilio Herrera reconoce que el trabajo de la red ha sido muy importante. «La dedicación que le están dando los concesionarios a la marca Kia es parte del éxito».

Kia Herrera interiorPero, Herrera también ha manifestado en sus declaraciones que uno de los límites que tiene su empresa es la capacidad de producción. «Producimos 2.700.00 coches y vendemos 2.700.00 coches. No hay ninguna sobrecapacidad». Esto que a priori, es una ventaja, puede ser contraproducente para la marca, porque muchos de los productos de su gama no pueden ser promocionados como requieren, por las «restricciones de producción».

En esta entrevista, Herrera también habló de la rápida evolución de Kia en el mundo y de su estrategia de crecimiento basada en «una repartición equitativa entre distintos continentes» para resistir mejor a las «fluctuaciones económicas».

En cuanto a la inevitable comparación con su hermana en el grupo, Hyundai, Herrera considera que: «Sería ingenuo pensar que no somos competidores. Somos competidores y no veo nada malo en eso». Sin embargo, el directivo tiene muy presente que existe una clara diferenciación entre ambas marcas, que radica, fundamentalmente, en el diseño. «Los modelos Hyundai tienen un diseño que gusta más al cliente asiático y los nuestros son más europeos. Somos la marca más europea del grupo».

En cuanto a los objetivos a corto y medio plazo que se plantea para su marca Herrera espera volver a las 40.000 unidades en 2018, «aunque sinceramente creo que podemos llegar antes», aventura. Respecto al mercado español mantiene una previsión «bastante conservadora» de en torno a las 750.000 unidades para el ejercicio de 2014.